Adultos.


El problema de la vida es interminable. La vida es un problema. A veces quisiera ser un animal y vivir tan sólo de mis instintos. Preocuparme tan sólo de que ningún otro animal me coma, de andar por lugares en los que no corra demasiado peligro.

La vida no trae más que problemas, y aún así merece la pena vivirla. Cuando eres joven.

No lo sé. Los adultos por ser adultos no escapan de los problemas vitales. Siguen teniendo dudas sobre sus sentimientos, siguen metiendo la pata, siguen perdiendo a personas a las que quieren, siguen sufriendo, siguen dependiendo de otras y siguen temiendo morir solas. Quizá, de hecho, ese temor sea mayor aún que el de cualquier joven. Nosotros al menos tenemos tiempo para recuperar el tiempo perdido, para retomar nuestra vida, para aprender y poner en práctica lo aprendido. Los adultos no tanto. Deben tomar las decisiones teniendo mucho cuidado de no poner en riesgo lo conseguido, y aún así, inexplicablemente, en muchas ocasiones lo pierden. Me pregunto qué caminos se abrirán para ellos entonces. Cuáles serán las cosas a las que conceden realmente importancia.

Hoy por hoy, considero que hay que dar un valor infinito a las pequeñas cosas. Aquellas que nos reconfortan, que nos acompañan. Hay que dar valor a aquello en lo que hemos invertido parte de nuestro tiempo, de nuestro ser. Las cosas que nos acompañan durante años pasan a ser parte de nosotros. Es de una increíble irresponsabilidad pretender dejar a un lado esas responsabilidades "vitales", como si fuesen simples objetos materiales, para pretender retomarlas luego como si las cosas no debieran afectarles. Como decía el zorro del principito... eres responsable para siempre de lo que has domesticado.

Las irresponsabilidades de los adultos son definitivamente más graves que las de los adolescentes.

2 comentarios:

NoEly_LaPerraVerde dijo...

Pues sii, los "adultos" son unos metepatas! haha

Viver el presente creo que es lo mejor.

gUaU!!

Pd. un sobresaliente, que es eso¿? jajaj

Eowin14 dijo...

Vivir BIEN el presente. Nunca se sabe cuándo podemos perder lo que tenemos... Todo menos arrepentirse, desde luego.

¿Cómo te fue? Seguro que sacaste notazas ;)

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios