Lo cierto es que siento que no puedo seguir. A ratos el blog se me queda grande, y otras sin embargo se me hace pequeñito y no me da para nada. Hoy el blog es para mí una carga más, y ni siquiera puedo explicar por qué.

En ningún momento he intentado, ni me ha importado resultar atractiva a los visitantes, ni parecer coherente. Sólo trataba de encontrar una manera de expresar cómo me sentía, fundamentalmente a través de canciones e imágenes. La mayor parte de las veces soy incapaz de encontrar las palabras para explicar lo que siento. Era una herramienta para comprenderme y no "dejarlo todo dentro".

He conocido gente nueva y a otros mejor de lo que ya lo hacía. Algunos vinieron y se quedaron, otros simplemente pasaron por accidente... (la mayoría).

En fin. Lo que necesito es alejarme y empezar de nuevo... Ojala en la vida fuese todo así de sencillo. Cerrar uno y empezar otro, con un montón de espacios en blanco que rellenar a mi manera.

Estoy muy agradecida a todos los que han pasado por aquí, al menos de vez en cuando, pero sobre todo a aquellos que han hecho el esfuerzo de comprender mis entradas, de escuchar las canciones y sus letras para encontrar los mensajes ocultos que siempre SIEMPRE iban escondidos.

Y gracias por los comentarios, porque en muchos momentos eran las monedas con las que el blog se alimentaba.

Es probable que vuelva en dos días, de hecho, os aviso de que cuanto antes vuelva al blog, antes me habré "recuperado". Me gusta demasiado este mundo... :)


Solo como un poeta en un aeropuerto



Esto se muere, chicos.

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios