El sueño de la razón produce monstruos.


En los últimos tiempos mi vida ha pasado por una situación un tanto confusa. En realidad, hasta ahora nunca habia sabido muy bien el rumbo que quería que tomase mi vida. Me dedicaba más bien a dar tumbos de un lado a otro, disfrutando más o menos de cada uno de ellos, quejándome de lo perdida que me encontraba. Sin quererlo, las cosas han cambiado, y me he encontrado a mí misma sintiendo claramente hacia dónde quiero ir. En lugar de servirme para ver las cosas más claras, he empezado a fantasear, a dejarme llevar hacia esa idea cada vez más perfecta del futuro, siendo al mismo tiempoo consciente de lo difícil que es llegar allí. Y hace falta TIEMPO. Me he encaprichado ciegamente. Me he estresado, me he agobiado pensando en qué hacer para estar ya allí. Y sin quererlo me he olvidado de todo lo que me queda. Me he obsesionado con la muerte, y en lugar de disponerme a disfrutar del camino que me llevará hacia donde  quiero, he pretendido saltármelo todo. Hasta que hoy, mientras planchaba, me he dado cuenta. No es que en mi infancia haya sido precisamente una consentida (más bien todo lo contrario), y sin embargo me he estado comportando como una. Lo quiero todo y ahora. Pues no, bonita. Te esperas, como todos, y mientras tanto, te esfuerzas en hacerlo bien. Y luego no te quejes de que las cosas no te salen como quieres. No seas boba, disfruta un poco, anda, que nadie mejor  que tú sabe que las cosas llegan cuando menos te lo esperas.



0 comentarios:

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios