¿Qué puede haber mejor?




Mejor que pasar una noche de frío otoño en Madrid haciendo un bizcocho de chocolate, leyendo textos sobre Cicerón, y escuchando a Trenet...






Ya sé, podríamos estar en París.

0 comentarios:

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios