El matrimonio


Nacísteis juntos y juntos permaneceréis para siempre. Estaréis juntos cuando las blancas olas de la muerte esparzan vuestros días.
Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis juntos. Pero dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.
Amaos con devoción pero no hagáis del amor una atadura. Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.
Llenáos uno al otro vuestras copas pero no bebáis de una misma copa.
Compartid vuestro pan pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Las cuerdas de un laúd están separadas aunque vibren con la misma música.
Dad vuestro corazón pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.
Porque sólo la mano de la vida puede contener los corazones.
Y permaneced juntos... pero no demasiado juntos.
Porque los pilares sostienen el templo pero están separados.
Y ni el roble crece bajo la compra del ciprés, ni el ciprés bajo la del roble.

Khalil Gibran

2 comentarios:

La bestia dijo...

A estas alturas, para mí el matrimonio ya no es tan poético como lo podía haber sido, y ha pasado a ser una mera transacción económica. Aunque, bueno, también así he solido pensar de las relaciones de amistad: definidas como "relaciones económicas" (=tú tienes algo que yo quiero y he ahí mi interés por soportarte ;).

Un beso pequeña y encantada de haber podido contemplar el mar contigo, jeje.

*ay! no había visto la cita de Sócrates; ¡qué apropiada para un blog!

Eowin14 dijo...

Cuando llegué a casa, mi madre me había dejado ese texto encima de la cama... Muy apropiado después de la charla frente al mar, ¿verdad?

Creo que las cosas tienen el significado del momento (cuando te casas seguramente, aunque no creas en el matrimonio, debe haber un poco de romanticismo), pero es probable que ese significado cambie a medida que pasa el tiempo. En realidad no hace falta ni siquiera firmar nada, las propias relaciones son así, van cambiando, y puede que en veinte años, diez, o incluso menos, ni siquiera seas capaz de recordar cómo era aquello tan intenso que sentías por esa persona. Pero bueno, como no tenemos la capacidad de saber qué ocurrirá en el futuro, lo mejor es vivir BIEN el presente, ¿no? :) Te quiero mucho, linda.

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios