Sol y lentejas

* Buscó el mismísimo Alejandro Magno a Diógenes, de enorme fama, del cual se reían por su rechazo a vida material alguna. Cuando le encontró, a lomos de su enorme caballo, le hizo la siguiente proposición;

"Tú, Diógenes el Cínico, pídeme cualquier cosa, ya sean riquezas o monumentos, y yo te lo concederé". Contestó Diógenes; "Apártate, que me tapas el sol".




* "Pasó un ministro del emperador y le dijo a Diógenes: -¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y a adular más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas.

Diógenes contestó: -Si tú aprendieras a comer lentejas no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador"

1 comentarios:

Oruga Azul dijo...

Diógenes me encanta xD qué máquina de tío. Mi padre tiene por ahí un libro que se llama "La secta del perro" o algo así y que habla sobre Diógenes y los cínicos en general.

Eso sí, tengo que recordar aquéllo que le dijeron de:

"Se te ve la vanidad por los agujeros de tu túnica".

PS. ¿Estás bien? Me quedé preocupado ayer...

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios