Cansados del mundo...

¡Ninguno de vosotros está dispuesto a embarcarse en la barca de la muerte! ¿Qué hay, entonces, de vuestro cansancio del mundo?

¡Cansados del mundo! ¡Pero si ni siquiera habéis cortado las amarras de la tierra! ¡Os he encontrado todavía concupiscentes de las cosas terrenas, enamorados hasta de vuestro cansancio de la tierra!

No en balde tenéis el labio colgando; ¡un pequeño deseo terreno está aún encaramado en él! ¿Y no flota en vuestro ojo una nubecilla de placer terreno no olvidado?

Abundan en la tierra las buenas invenciones, ya útiles o agradables; por ellas hay que amar la tierra.

Y existe en ella también no poca cosa inventada que es como el seno de la mujer: útil y agradable a un tiempo.

¡Cansados del mundo! ¡Perezosos de la tierra! ¡Hay que daros de azotes! ¡Con azotes hay que infundiros renovados bríos!
Pues si no sois unos enfermos o mamarrachos decrépitos de que la tierra está cansada, sois unos perezosos ladinos, o bien unos felinos concupiscentes y díscolos. ¡Y si os resistís a mover de nuevo ágilmente los pies, debéis - iros del mundo!

No hay que pretender curar a los incurables - así lo enseña Zaratustra.

Pero se requiere más valor para poner fin, que para componer un nuevo estribillo, como bien lo saben todos los médicos y copleros.


1 comentarios:

lamotta dijo...

Tendré que escuchar algo de Dimmu Borgir, que he visto que has puesto ya dos canciones suyas...a ver qué tal están (ahora no puedo).
Muxutxus

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios