La experiencia hace que quieras elaborar la mejor coraza, para llegar más lejos que nadie, para tener un corazón grandioso capaz de albergar todo tipo de recurdos, decorado con cientos de historias maravillosas. Crees que lo consigues y sales de puerto, envalentonado.

Cuando estás en plena mar, cuando ya no hay marcha atrás, aparece alguien que ocupa el protagonismo de la historia... y vives una historia de amor... increíble.



Demasiado romántica, para mi gusto, pero puede servir. La cuestión es que en pleno sueño, aparecerá, porque lo hará siempre, como en todas las historias de "amor", un iceberg. Una mancha a lo lejos, en la superficie del océano, que parece imposible de ser capaz de herir a nadie. Pero no ves lo que hay en el fondo... Joder, no se puede escribir teniendo a tu padre tocándote las narices. Digo, que de la verdad no sabes ni la mitad. Porque es precisamente lo que no ves, lo que termina con todo lo que es, o lo que empieza a ser, importante en tu vida.



Ya seguiré otro día. Besitos.

3 comentarios:

lamotta dijo...

No te quepa duda.

Aún así, puede depender también de las razones que te lleven a esa historia de amor.
Me refiero a que es distinta el amor surgido tras mucho tiempo de relación (en el sentido de contacto humano), que el que surge, quizá más forzadamente, por el primerizo fogonazo de luz que te transmite esa persona. No sé si me explico, pero creo que sí.
Muxutxus

DeNtRo DeL LaBeRiNtO dijo...

Sí, claro, estoy de acuerdo con tigo pero... aún así, creo que puede llegar a doler lo mismo el desengaño amoroso tras una relación de años, que después de un leve enamoramiento de mes y medio.

Qué pocas cosas tienen sentido en este mundo, no?

lamotta dijo...

Sí, pero se te pasa antes, también. O bueno, quizá no, quizá no depende del tiempo y sí de la persona. No sé.

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios