Sucesos

Estaba yo anoche plácidamente dormida, cuando de pronto, me desperté con una sensación un tanto extraña. No es que quiera contaros un relato erótico, pero lo cierto es que no llevaba pantalones de pijama y algún impulso llevó a mi mano a acariciar mi desnudito trasero. Y qué sorpresa la mía al descubrir... una especie de granito de extrañas características, por lo duro, digo. Como siempre que uno encuentra un grano, rasqué, y me quedé con él entre los dedos. -Pero qué cosa tan extraña es esta... Pensé. Así que me levanté un poco y encendí la luz, más bien acojonada pensando que podría ser algo canceroso, yo qué sé.


Y cual fue mi sorpresa al descubrir que lo que tenía pegado a mi desnudo culito a media noche era un pequeño diamante de strass. A ver, para los tíos, son unos diamantitos pequeñitos, blancos normalmente, que suelen ponerse en la ropa y en la piel formando figuritas como corazoncitos, estrellitas y cosas de esas.


No sé, me pareció tan absurdo que pensé... Esto tiene que ir al blog xD


A las buenas





Y este de regalo, ya me diréis cuál preferís ^^

1 comentarios:

Anónimo dijo...

hhhaaaayy... quien fuera pequeño diamante de strass a media noche...

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios