Ganas de matar aumentando...




Ya empieza... Joder. Los asesinos deben de sentir algo parecido a lo que sentí yo ayer. Cuando ya no podía estar más agobiada, cuando las cosas empezaban a salir peor que peor, cuando veía que pasaba el tiempo y aún me quedaba recoger toda la mierda de los pequeños burgueses que habían cenado allí... me sentí tranquila, más tranquila incluso que al empezar el día, pero con una especie de odio... de rabia por dentro. Como si estuviese a punto de desbordarme. Ya empezó el verano:

El suelo lleno de arena, los putos cafés, las putas cocacolas y las putas cervezas. La puta lejía, el puto lavaplatos, la puta comida, los putos restos de comida. Los putos platos, los putos cubiertos y el puto sonido al chocar entre ellos. Los putos jefes, los putos compañeros de trabajo. Los Putos amigos que se van de fiesta mientras tú curras. Las putas horas, los putos minutos y los putos segundos. El puto dinero que no puedo gastarme. El puto dinero que cuesta todo y lo poco que reconoce mi trabajo. El puto consumismo y la puta responsabilidad. El puto dolor de pies, el puto dolor de piernas, el puto dolor de cabeza, el puto dolor de brazos, las putas agujetas. Las putas copas. El puto sudor y los putos sueños con el trabajo cuando solo quieres descansar. La puta fregona. La puta escoba. Los putos turistas, los putos ingleses, italianos, vascos y su puta madre. EL PUTO VERANO.



0 comentarios:

Sueño a todas horas...

Archivo del blog

Blogs que sigo

Últimos comentarios